Cómo perder peso con una dieta alcalina

El propósito de casi todas las dietas, además de conseguir algún beneficio para nuestro organismo, es el de perder peso y ayudarnos a conseguir una figura más esbelta. Como ya sabéis, la dieta alcalina es una dieta conocida para prevenir algunas enfermedades y purificar nuestro organismo, ingiriendo alimentos alcalinos y dejando de banda los alimentos ácidos.

Cómo perder peso con una dieta alcalina es muy fácil, tan sólo se tiene que tener una idea clara de cuales son las frutas y verduras más alcalinas y consumirlas, evitando comer alimentos ácidos de tal manera que la relación sea de 80% de alimentos alcalinos y el 20% alimentos ácidos.

Si nos centramos en comer frutas y verduras y dejamos de lado alimentos ricos en grasas, así como cereales elaborados, azúcares y sales corrientes, conseguiremos reducir peso a la vez que depuraremos nuestro organismo y notaremos mejoras en nuestros niveles de energía. El consumo excesivo de grasas saturadas y grandes dosis de azúcar sólo aporta males a nuestro cuerpo y veremos que nuestro rendimiento diaria baja considerablemente.

Qué deberías tener en cuenta para perder peso con una dieta alcalina

  • Deberías eliminar de tu alimentación la bollería, los fritos, la carne roja y los quesos. Son alimentos que aportan una gran cantidad de calorías y no ayudan a perder peso.
  • Si eres consumidor de café, reduce la cantidad de azúcar que añades o elimínalo. Si no eres capaz de hacerlo, puedes sustituir el café por el té, recuerda que la teína es un excitante igual que la cafeína y al no ser tan amargo te será más fácil prescindir del azúcar.
  • Haz una lista de todas las verduras que te gusten e intenta no repetir cada día las mismas. De esta manera se te hará mucho más llevadera la dieta alcalina y podrás cumplir tu objetivo de perder peso.
  • Haz también una lista de todas las frutas e intenta ingerir la máxima variedad posible, evitando las que contengan altos niveles de azúcar como la piña o la sandía.
  • Atrévete con los jugos verdes, muy ricos en vitaminas, minerales y aminoácidos. Una forma menos monótona de comer verduras pero muy buena para perder peso con una dieta alcalina.
  • Bebe mucha agua de mineralización débil.

Es importante que sepas que realizar cualquier dieta es una tarea complicada, sacrificada y que requiere muchísima fuerza de voluntad. Además, no es suficiente sólo con hacer una dieta para tener un cuerpo sano del todo, debemos añadir ejercicio a nuestro día a día, tanto para acelerar la pérdida de peso como para tener mejor salud.