Beneficios de una dieta alcalina

Si estás buscando los beneficios de una dieta alcalina has caído en el sitio correcto. Sois muchos ya los que cada vez estáis interesados en una dieta alcalina para mejorar vuestro organismo.

Cómo ya sabéis, una dieta alcalina basa su fundamento en que el pH de la sangre es de carácter alcalino y por lo tanto se deberían comer todos los alimentos alcalinos posibles y dejar de banda los alimentos ácidos para tener un equilibrio interior.

Pero bien, ¿cuáles son los beneficios de una dieta alcalina? Al no ser una dieta apoyada por la comunidad científica es difícil hacer una lista de los beneficios que nos aporta una dieta alcalina pero, como cualquier dieta tiene algunos propósitos que vamos a exponer a continuación:

Beneficios de una dieta alcalina

El principal beneficio de una dieta alcalina es el de equilibrar el pH de nuestros fluidos corporales y de esta manera ser más inmunes a enfermedades que son derivadas de una alimentación ácida. Hay estudios que sustentan que la injerta de alimentos ácidos es el causante de muchas enfermedades actuales y se debe a que estos alimentos alteran el pH de nuestro organismo haciéndolo más vulnerable y por lo tanto más propenso a enfermar.

Los alimentos alcalinos o alcalinizantes retrasan la pérdida ósea, ayudado en el crecimiento y preservación de los huesos a cualquier edad. La dieta alcalina es un buen combatiente a la osteoporosis.

Es un buen aliado para mantener la salud arterial correctamente y evitar enfermedades cardiovasculares y ataques al corazón.

Una dieta alcalina se basa en el consumo de verduras frescas, frutas, granos enteros y legumbres frente a los alimentos procesados, carnes, azúcares… eso hará que llevando una dieta mucho más saludable perdamos peso y por lo tanto nos sintamos mejor con nosotros mismos.

El consumo de verduras, frutas y legumbres aportará una gran cantidad de fibra a nuestro organismo que regulará nuestro tránsito intestinal y seremos más regulares a la hora de ir al baño.

Dejar de banda alimentos procesados y grasientos incrementará nuestros niveles de energía que se ven mermados con la ingesta de grasas saturadas y alimentos pesados. Nos sentiremos más activos y más enérgicos.

Dejando de banda los beneficios físicos para nuestro organismo, una dieta alcalina nos hará descubrir alimentos que quizás no consumamos nunca o tan habitualmente y nuevos sabores. Hay una gran lista de alimentos permitidos en una dieta alcalina muy sabrosos.