¿Qué es la dieta alcalina?

La dieta alcalina es la dieta de moda del momento. Si de verdad estás decidido a invertir en salud, deberías empezar a plantearte seriamente esta dieta que tanto está dando que hablar. Pero, ¿qué es la dieta alcalina?

La dieta alcalina es un tipo de dieta la cual mediante la regulación de la acidez y el pH de nuestros fluidos corporales, incluidos la orina y la sangre, podemos prevenir enfermedades y mejorar nuestra salud. Suprimiendo de nuestra alimentación la carne, aves de corral, grano, y aumentando el consumo de hoja, verduras crucíferas y allium, conseguiremos cambiar el entorno de la orina para evitar infecciones urinarias y cálculos renales.

La dieta alcalina es muy recomendada y utilizada por la medicina alternativa, que con sus menús, tratan de prevenir enfermedades cardíacas, los bajos niveles de energía de nuestro cuerpo y otras enfermedades como la osteoporosis. Además, la dieta alcalina ayuda a perder peso, y combinándola con un poco de ejercicio veremos resultados excepcionales.

La concepción de las dietas alcalinas, surgió del hecho que el pH de la sangre es ligeramente alcalino y el consumo de alimentos productores de ácido volvería el cuerpo más ácido y esto desembocaría en enfermedades. Además, la vida moderna incluye muchísima carne alterada a nuestra dieta y comidas preparadas en fábricas con químicos abundantes. Esta es la respuesta a esta saturación de comida poco saludable y el intento de remediarlo ofreciendo a nuestros cuerpos comida mucho más saludable y natural.

Beneficios de la dieta alcalina

  • Previene infecciones urinarias
  • Previene enfermedades cardiovasculares
  • Disminuye el riesgo de sufrir osteoporosis
  • Ayuda a perder peso
  • Purifica el organismo

Ahora bien, como todas las dietas, se tiene que tener cuidado, ya que la exclusión de ciertos grupos de alimentos podría dar lugar a una dieta menos equilibrada y por lo tanto, se deben seguir las indicaciones de los especialistas para no tener problemas de salud a largo plazo.

Hacer una dieta alcalina requiere de mucho esfuerzo y sacrificio (como casi todas las dietas), pero debemos pensar que la comida que ingerimos no es sólo medicinal, sino que cumple otras características mucho más apetecibles como: que sea deliciosa, vistosa, bonita y fácil de preparar. De esta manera, nos será mucho más fácil seguir con la dieta alcalina y conseguiremos los resultados que buscamos: regular el organismo, purgarlo y perder peso.