Seguir una dieta alcalina en restaurantes

¿Estás siguiendo una dieta alcalina y no sabes si puedes ir a comer a restaurantes por miedo a saltarte la dieta y perder todo lo ganado? No te preocupes tanto por eso, puedes ir a restaurantes y seguir haciendo tu dieta alcalina teniendo en cuenta alguna precaución.

¿Qué puedo comer en un restaurante?

La verdad es que puedes comer casi todo lo que te prepares en casa con tu dieta alcalina. Debes seguir las mismas precauciones que tomas en casa y no dejarte llevar por la tentación. Vamos a ver qué puedes pedir en un restaurante:

  • Ensaladas. Claro que si, las ensaladas son un plato que puedes pedir en un restaurante sin miedo a saltarte tu dieta alcalina. Sólo asegúrate de que sea una ensalada verde, sin alimentos prohibidos para tu dieta alcalina.
  • Verduras a la plancha. En casi todos los restaurante podrás disfrutar de verduras a la plancha, muy ricas y saludables e ideales en tu dieta alcalina.
  • Pescados a la plancha. Seguro que en el restaurante que vas puedes pedir un pescado a la plancha, sin salsas ni condimentos que ensucien tu dieta alcalina. Así que anímate a ello. Merluza, perca, lenguado… son algunos de los pescado que podrías pedir.
  • Gazpacho. Sobretodo en verano es muy típico que los restaurantes tengan gazpacho en su carta. Es un plato fresquito ideal para el verano e ideal para que no rompas tu dieta alcalina y sigas con ella.

Si de verdad quieres ir a un restaurante y seguir tu dieta alcalina sin miedos, te recomiendo que vayas a restaurantes veganos. Allí te asegurarás de que los platos que comas son con base vegetal y sin nada de carne, cosa que hará que tu dieta alcalina no se va alterada de ninguna manera. Además, si comentas que estás siguiendo este tipo de dieta, seguro que el camarero puede aconsejarte qué platos son ideales para ti.

Cada vez hay más restaurantes veganos por las ciudades. Son aquellos restaurantes que no sirven nada de carne animal y respetan el medio ambiente con comidas ecológicas y naturales. Muchos restaurantes en Barcelona están abriendo con este formato y no parece que les vaya nada mal.

Como ves, seguir una dieta alcalina e ir a comer a un restaurante no está reñido. ¡Atrévete a ir a comer a un restaurante y deja que los demás cocinen por ti sin miedo a saltarte tu dieta alcalina!