Seguir una dieta alcalina en restaurantes

¿Estás siguiendo una dieta alcalina y no sabes si puedes ir a comer a restaurantes por miedo a saltarte la dieta y perder todo lo ganado? No te preocupes tanto por eso, puedes ir a restaurantes y seguir haciendo tu dieta alcalina teniendo en cuenta alguna precaución.

¿Qué puedo comer en un restaurante?

La verdad es que puedes comer casi todo lo que te prepares en casa con tu dieta alcalina. Debes seguir las mismas precauciones que tomas en casa y no dejarte llevar por la tentación. Vamos a ver qué puedes pedir en un restaurante:

  • Ensaladas. Claro que si, las ensaladas son un plato que puedes pedir en un restaurante sin miedo a saltarte tu dieta alcalina. Sólo asegúrate de que sea una ensalada verde, sin alimentos prohibidos para tu dieta alcalina.
  • Verduras a la plancha. En casi todos los restaurante podrás disfrutar de verduras a la plancha, muy ricas y saludables e ideales en tu dieta alcalina.
  • Pescados a la plancha. Seguro que en el restaurante que vas puedes pedir un pescado a la plancha, sin salsas ni condimentos que ensucien tu dieta alcalina. Así que anímate a ello. Merluza, perca, lenguado… son algunos de los pescado que podrías pedir.
  • Gazpacho. Sobretodo en verano es muy típico que los restaurantes tengan gazpacho en su carta. Es un plato fresquito ideal para el verano e ideal para que no rompas tu dieta alcalina y sigas con ella.

Si de verdad quieres ir a un restaurante y seguir tu dieta alcalina sin miedos, te recomiendo que vayas a restaurantes veganos. Allí te asegurarás de que los platos que comas son con base vegetal y sin nada de carne, cosa que hará que tu dieta alcalina no se va alterada de ninguna manera. Además, si comentas que estás siguiendo este tipo de dieta, seguro que el camarero puede aconsejarte qué platos son ideales para ti.

Cada vez hay más restaurantes veganos por las ciudades. Son aquellos restaurantes que no sirven nada de carne animal y respetan el medio ambiente con comidas ecológicas y naturales. Muchos restaurantes en Barcelona están abriendo con este formato y no parece que les vaya nada mal.

Como ves, seguir una dieta alcalina e ir a comer a un restaurante no está reñido. ¡Atrévete a ir a comer a un restaurante y deja que los demás cocinen por ti sin miedo a saltarte tu dieta alcalina!

Cómo recuperar tu figura después del embarazo con una dieta alcalina

Cómo recuperar tu figura después del embarazo con una dieta alcalina

La experiencia de dar la vida es algo maravilloso, tanto para la madre como para el padre. Es una de las cosas por las que hemos venido a la vida, y es al fin y al cabo nuestra razón de existir, para perpetuar la especie.

En el embarazo se tiende a ganar algo de peso que podemos perder después de dar a luz con estos consejos que nos muestran en el video. Recordad que para sentirse bien con los demás primero debes sentirte bien contigo mismo, y recuperar tu figura de antes del embarazo es esencial para poder volver a sentirte a gusto con tu cuerpo.

Además de los consejos que trae el video, seguir una dieta alcalina es muy buena opción para recuperar la figura después del embarazo, ya que este tipo de dieta no contiene grasa y consiste en tomar alimentos naturales y muy saludables para el organismo.

Recupera tu figura de los excesos del verano de la manera más sana y natural

Todos hemos hecho excesos en el verano y es hora de eliminar todo lo que nos sobra y volver a sentirnos bien con nosotros mismos.

La manera más sana y natural de conseguir resultados es siguiendo los simples consejos que te proponemos en el video. De una manera muy simple y rápida vas a poder volver a ser la que eras.

excesos

La importancia de la hidratación en una dieta alcalina

Una buena hidratación es un principio fundamental no sólo en el contexto de la dieta alcalina, así para nuestra supervivencia y el mantenimiento de una buena salud.

En General, nuestro cuerpo se compone de cerca de 70 de los 75% de agua, es importante no pasar por alto las cantidades de agua que bebes.

El agua corporal está distribuida por todo el cuerpo, en 2 clases de compartimientos: líquido intracelular (LIC) y líquido extracelular (LEC).
El líquido intracelular es el líquido dentro de las células y constituye aproximadamente el 40% del total de peso y 65% del agua corporal total del cuerpo.

El líquido extracelular es el líquido que está fuera de las células y constituye aproximadamente el 20% del peso corporal total. Los siguientes se considerarán 3 tipos de líquido extracelular: el líquido intersticial (que se encuentra en los espacios entre los tejidos), plasma sanguíneo y el líquido transcelular (que incluye el líquido sinovial de las articulaciones, líquido cerebral, líquido intraocular y la cavidad peritoneal, pleural y glandular).

La sangre contiene líquido intracelular y líquido extracelular: glóbulos rojos constituyen aproximadamente el 40% de la sangre, mientras que el plasma constituye aproximadamente el 60% de la volemia. El agua pasa de las células menos concentradas en solutos a las más concentradas. Esto sucede siempre que hay cambios en las concentraciones de líquidos con el fin de encontrar un equilibrio homeostático, es decir, la adecuada distribución del agua por el cuerpo, manteniendo el pH de las células y el equilibrio de las concentraciones de electrolitos, ya que los líquidos intra y extracelulares deben tener la misma concentración total (resultante de la suma de todos los electrólitos).

Algunas consecuencias de un bajo consumo de agua

Algunas de las consecuencias de un bajo consumo de agua son estreñimiento, problemas de riñón (porque se ve obstaculizada la función del riñón, elevando el riesgo de infecciones urinarias, etc.), hipertensión, la piel tiene peor aspecto (puede ser más áspera y seca de envejecimiento más rápido), aumento del riesgo de aparición de la celulitis, el pelo seco y sin brillo y deshidratación , que en casos extremos puede llevar a la muerte.

Recomendaciones generales para la toma de agua

¿Cuál es la cantidad de agua recomendada? Uno debe beber suficiente agua para que su orina es abundante, claro y sin olor (inodoro).
Los valores más adecuados de ingesta de agua por día para cada persona depende de varios factores como la actividad física, temperatura ambiental, situaciones de enfermedad, entre otros. Las recomendaciones de IHS para adolescentes y adultos son:
  • Beber entre 1,5 y 2 litros de líquidos al día.
  • Beber pequeñas cantidades a la vez y a menudo durante el día, anticipando la sensación de sed.
  • Ver los signos asociados con deshidratación, aumento de ingesta de líquidos en esas situaciones: sed, orina de intenso color y olor, fatiga, dolor de cabeza, pérdida de concentración, atención y memoria.

Además, debes incrementar la ingesta de líquidos en las siguientes situaciones:

  • Ejercicio para transpirar.
  • Alta temperatura (incluyendo entornos de calefacción durante el invierno) y altura (incluidos los viajes en avión).
  • Situaciones de enfermedad acompañada de fiebre, vómitos o diarrea.
  • Embarazo y lactancia: aumentar la ingesta de bebidas en 0.2 y 0,5 L/día, respectivamente.

Cuidado con la humedad en el caso de los niños y los ancianos, en grupos que se puede disminuir la capacidad de detectar el estado de deshidratación o responder a sus señales. Hidratarse a través de la ingesta de agua y otros alimentos ricos en agua (sopas, ensaladas y frutas) y bebidas (tales como zumos de fruta y néctares, té, infusiones, etc.).

La elección de fuentes de humedad debe realizarse en el marco de una dieta saludable y depende de las preocupaciones de cada persona, ya sean impactos ambientales, nutrición, seguridad alimentaria o cualquier otra.

Hidratación: uno de los principios fundamentales de la dieta alcalina

La buena hidratación es unos de los principales fundamentos de la dieta alcalina.

En una dieta alcalina es aconsejable beber 2 litros de agua alcalina al día si bebe al menos 6 vasos de agua al día y, por ejemplo, tomar dos tazas de té o dos vasos de jugos naturales alcanzará los 2 litros.
Es importante recordar que los alimentos como frutas y verduras también contienen agua y por lo tanto también contribuyen a nuestra hidratación.
Para poder beber la cantidad recomendada de agua es un espacio importante a la ingesta durante el día y beber agua aun sin sentir sed. Si ingieres agua antes de las comidas principales, tienden a comer cantidades más pequeñas, y esto es un hecho bien probado y practicado también en el contexto de otros tipos de dieta.
Además, las recomendaciones de dieta alcalina van más allá de la cantidad de agua toma al día y también se refieren a algo muy importante: la calidad del agua.
La dieta alcalina recomienda que el agua que bebes debe ser limpiada, filtrada y de buena calidad y minerales,  pero siempre alcalinas.

El mejor zumo verde para una dieta alcalina


Los zumos verdes son el alimento perfecto para conseguir bajar de peso rápidamente aportándole al cuerpo la mejor combinación de nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento. Como ya sabéis, los zumos verdes son una práctica muy usada por las celebrities para mantener su línea, ya que con muy poco tiempo pueden consumir mucha cantidad de nutrientes para su cuerpo.

¿Por qué no probarlo? Una manera saludable y rápida de comer bien y cumpliendo con nuestra dieta alcalina, perfecta para purgar nuestro cuerpo de ácidos y tener una mejor salud y calidad de vida.

El mejor zumo verde para una dieta alcalina

Mitos sobre la dieta alcalina

La dieta alcalina parece un poco demasiado buena para ser verdad. Los defensores de esta dieta sugieren que la sustitución de alimentos ácidos a favor de alimentos alcalinos puede mejorar la salud, incluso afirman que puede ayudar a combatir enfermedades graves como el cáncer. En realidad, hay un buen número de personas que juran que esta dieta funciona y que puede obrar milagros, pero… ¿hay alguna buena evidencia detrás de la dieta alcalina? Echemos un vistazo.

¿Qué es la dieta alcalina?

La dieta alcalina se basa en la idea de que los alimentos que comemos pueden alterar la acidez o alcalinidad (el pH) del cuerpo. Cuando se metabolizan los alimentos y se extrae la energía (calorías) de ellos, en realidad se están quemando los alimentos, pero sucede de una manera lenta y controlada.

Cuando se queman los alimentos dejan un residuo de ceniza, al igual que cuando se quema madera en un horno. Como resultado, esta ceniza puede ser ácida o alcalina (o neutral) … y los defensores de esta dieta afirman que esta ceniza puede afectar directamente a la acidez del cuerpo. Así que si comes alimentos con ceniza ácida, el cuerpo se vuelve ácido. Si por lo contrario comes alimentos con ceniza alcalina, el cuerpo se vuelve alcalino. Las cenizas neutral no tiene ningún efecto. Simple ¿no?.

Se dice que la ceniza ácida nos puede hacer vulnerables a enfermedades, mientras que la ceniza alcalina se considera protectora. Al elegir los alimentos más alcalinos, deberías ser capaz de expulsar esa ceniza nociva y reencontrar la salud en nuestro organismo.

¿Ayuda la dieta alcalina a tener una buena salud ósea?

Los huesos en realidad no están involucrados en este proceso en absoluto.

En cuanto a la investigación, ningún estudio observacional ha encontrado una relación entre el ácido en la dieta y la densidad ósea o el riesgo de fractura. De hecho, no hay ni siquiera una relación entre el pH de la orina y la salud ósea. Contrariamente a la creencia popular, las dietas altas en proteínas están realmente vinculadas con los huesos más sanos.

Esta área de investigación no es definitiva, pero sí sugiere que la proteína animal, el alimento más generador de ácido de todos, es realmente beneficioso para la salud ósea.

En cuanto a los ensayos clínicos reales, muchas de las grandes críticas han llegado a la conclusión de que las dietas generadoras de ácido no tienen impacto en los niveles de calcio en el cuerpo. En todo caso, mejoran la salud ósea mediante el aumento de la retención de calcio y la activación de la hormona IGF-1, que estimula la reparación del músculo y el hueso. Esto refuerza los estudios que vinculan la alta ingesta de proteína con una mejor salud ósea, no peor.

Conclusión: La investigación no apoya la idea de que las dietas generadoras de ácido son perjudiciales para la salud ósea. La proteína, un nutriente ácido, parece ser beneficioso.

¿Qué pasa con la acidez y el cáncer?

La revisión más completa disponible sobre la relación entre “inducida por la dieta” acidosis y el cáncer llegó a la conclusión de que no existe una relación directa. A pesar de esta evidencia, muchos todavía sostienen que el cáncer sólo crece en un medio ácido y se puede tratar o incluso curar con una dieta alcalina.

Pero esta idea es errónea por varias razones:

  • Primero: El pH de la sangre no tiene por qué influir según qué comida se ingiere.
  • Segundo: Incluso si asumimos que la comida podría alterar dramáticamente el valor del pH de la sangre u otros tejidos, las células cancerosas no están restringidas a ambientes ácidos. De hecho, el cáncer crece en el tejido normal del cuerpo que tiene un pH ligeramente alcalino de 7,4. Muchos experimentos han confirmado por el crecimiento de células de cáncer con éxito en un ambiente alcalino.
  • Tercero: Mientras que los tumores crecen más rápido en ambientes ácidos, los tumores en realidad crean esta acidez sí mismos. No es el ambiente ácido que crea el cáncer, es el cáncer que crea el ambiente ácido. Las células cancerosas también crecen en ambientes alcalinos.

¿Podemos aprender algo de las dietas de nuestros ancestros?

masaiEn cuanto a la teoría ácido-alcalino tanto desde una perspectiva evolutiva y científica revela mucho. Un estudio estima que el 87% de los seres humanos pre-agrícolas hacía una dieta alcalina.

Esta fue la base para muchos de los argumentos que se mueven entorno a la dieta alcalina.

Sin embargo, estudios hechos sobre los pueblso Masai e Inuit,  por Weston A. Price, obtuvieron los primeros indicios científicos de que una dieta ácida tenía poco o ningún impacto en la salud en general. Estas poblaciones indígenas mantienen excelente salud a pesar de las dietas basadas en gran medida en los alimentos de origen animal.

Una investigación más reciente estima que la mitad de los seres humanos pre-agrícolas comió alimentos alcalinos en sus dietas, mientras que la otra mitad comió dietas ácidas.

Esto parece más realista teniendo en cuenta que nuestros antepasados ​​vivían en climas muy distintos, con acceso a diferentes alimentos. De hecho, las dietas ácidas eran más comunes en la gente que se trasladó más al norte del ecuador, lejos de las zonas tropicales.

Así que a pesar de que alrededor de la mitad de los cazadores-recolectores comían dietas ácidas, las enfermedades modernas de nuestra civilización eran prácticamente inexistentes.

Conclusión

A diferencia de muchas otras dietas extrañas, la dieta alcalina es bastante saludable. Fomenta un alto consumo de frutas, verduras y alimentos vegetales saludables, mientras que prohíbe los alimentos procesados.

Sin embargo, las afirmaciones sobre la dieta y sus milagros o sus desastres NO están apoyadas por evidencia evolutiva, la fisiología humana o ningún estudio fiable en los seres humanos.

Los ácidos son en realidad algunos de los bloques más importantes de la vida… incluyendo aminoácidos, ácidos grasos y el ADN (ácido desoxirribonucleico).

La dieta alcalina es saludable, ya que se basa en alimentos reales y sin procesar. No tiene absolutamente nada que ver con ser ácido o alcalino.

Alimentos alcalinos

Los alimentos alcalinos son aquellos alimentos que están constituidos por un pH de más de 7.0 en una escala de 0 a 14. Se denomina alcalino a todo aquello que  supera el valor 7.0 en la escala de alcalinidad superando el valor neutro. Todo lo que esté por debajo de 7.0 será ácido.

Por su composición, los alimentos alcalinos ayudarán a alcalinizar nuestros fluidos corporales y así mantener una buena salud. El pH de la sangre oscila entre el 7.35 y el 7.45, y bajar mucho de esos valores supondrá problemas de salud, padeceremos acidosis, e incluso podría causar la muerte.

La carencia de alimentos alcalinos en nuestra dieta puede suponer:

  • Bajada de producción de energía en nuestras células.
  • Disminución de capacidad de absorición de sales minerales de nuestras células.
  • Disminución de desintoxicación de nuestros cuerpos de metales pesados.
  • Seremos mucho más susceptibles a la fatiga y a enfermar.
  • Disminución de la capacidad reparadora de nuestras células

En nuestra sociedad se ha acidizado mucho nuestra dieta, ya que el consumo de verduras frescas y frutas ha disminuido mucho debido al estrés y a las largas jornadas de trabajo y otras cargas que quitan tiempo a comer saludablemente. Ha aumentado mucho el consumo de carnes, comida rápida, azúcares y otros alimentos que contribuyen a que nuestro cuerpo se vuelva más ácido de lo que convendría, y según cuentan los expertos, padecemos enfermedades que se podrían prevenir haciendo una dieta alcalina.

Hay muchas listas de alimentos prohibidos en una dieta alcalina por su alta acidez que podrías tratar de evitar si quieres probar de hacer una dieta alcalina o simplemente quieres mejorar tu organismo. Tan sólo se trata de cuidar mucho más tu alimentación e incluir alimentos alcalinos.

Para mantener una buena salud se recomienda una dieta con un 60% de alimentos alcalinos y un 40% de alimentos ácidos, pero si quieres restaurar tu salud y purgar tu cuerpo y mejorarlo deberías optar por hacer una dieta alcalina con una proporción del 80% de alimentos alcalinos y un 20% de alimentos ácidos.

Alimentos alcalinos

Si quieres empezar con una dieta alcalina, te recomiendo que leas la Lista de alimentos alcalinos que te proponemos desde aquí. Pero debes tener en cuenta que una cosa es la naturaleza ácida o alcalina de los alimentos y que esta puede variar en función de su preparación para el consumo.

 

Cenas saludables con una dieta alcalina

Las cenas saludables son fáciles de hacer gracias a la dieta alcalina. Gracias a la gran variedad de frutas y verduras que existen podemos hacer cenas muy saludables que nos ayudarán a mantener la línea o a mejorarla.

¿Qué cenar que sea saludable en una dieta alcalina?

Como ya sabéis, la dieta alcalina basa su alimentación en frutas y verduras frescas, de esta forma podemos comer una gran variedad de alimentos:

Zumos verdes

Es el alimento estrella, un zumo a base de verduras y frutas muy saciante. Muchas celebrities americanas son aficionadas a estos zumos y suelen verse por la calle con estos zumos para ahorra tiempo en las comidas.

Son zumos hechos con vegetales de hoja verde (lechuga, espinacas, col rizada, berros, hojas de mostaza, rúcula, acelgas, perejil…) mezclados con frutas para darles un sabor mucho más agradable.

Es un cóctel de vitaminas y minerales, revitalizante y cargado de fibra que aporta muchos beneficios a tu organismo. Puedes combinarlo de muchas maneras consiguiendo diferentes gustos y propiedades.

Ensalada de espinacas

Las espinacas son una verdura que se puede consumir tanto hervida como fresca. Contiene un 90% de agua y es rica en proteínas. Contiene una alta cantidad de sales minarales y vitaminas. Puedes hacer una riquísima ensalada de espinacas con pepino, tomates y champiñones laminados.

Champiñones salteados

Los champiñones son un hongo compuesto mayoritariamente de agua y muy ricos en calcio. Para una cena saludable puedes saltearlos con cebolla y sazonarlos con perejil.

Verduras a la plancha

Una buena selección de verduras a la plancha es una opción muy saludable para la cena. Una mezcla de champiñones, zanahoria, calabacín y cebolla es muy buena opción. La mezcla de sabores hará que te resulte fácil cenar bien.

Escalivada

Es un plato típico de Catalunya, Valencia y Aragón, y consiste en berenjena, pimiento, cebolla y tomate asados. Es un plato muy saludable y muy sabroso para días que tengas más tiempo para preparar comida. Es un plato de sabor fuerte.

Judías verdes con patata y zanahoria hervida

Las judías verdes son muy ricas en potasio y si quieres complementar tu dieta con algo de deporte, el potasio te irá genial para las cargas de trabajo. Es un plato muy saludable y puedes comerlo tantas veces como quieras.

Sopa de melón

Una sopa de melón bien fresquita es una excelente opción para una cena saludable en verano. Puedes hacerla pasando el melón con el turmix y añadirle una ramita de menta para que tenga un toque exótico que te encantará.

Fajitas mexicanas vegetales

Ya que la carne no es un alimento que se contemple casi nunca en una dieta alcalina, puedes hacerte para una cena saludable unas riquísimas fajitas mexicanas vegetales, sustituyendo la carne por champiñones, el sofrito hazlo con tomates naturales, y las fajitas integrales.

Macedonia de frutas

Un chute de vitaminas naturales es lo que vas a recibir con una macedonia de frutas para cenar. Ponle las frutas que más te gusten y báñalas con zumo de naranja natural y déjalo macerar para q los gustos se mezclen.

Dieta para adelgazar

¿Estás buscando una dieta para adelgazar? Entonces estás en la página adecuada y apunto de descubrir la famosa Dieta Alcalina.

Quizás hayas probado muchas dietas antes o es la primera vez que empiezas con una, sea cual sea tu caso, te pongo en situación: la dieta alcalina es una dieta basada en la ingesta de frutas y verduras frescas que son alimentos con un pH alcalino, más parecido al pH de nuestros fluidos corporales que otros alimentos como la carne, los aceites y la mayoría de los pescados. La dieta alcalina sustenta que al alcalinizar nuestros fluidos corporales evitaremos enfermedades que se generan al comer alimentos ácidos, que, según los expertos, dicen que son los causantes de enfermedades cardiovasculares, óseas y cánceres.

Bien, ahora que ya sabes un poco más sobre la Dieta Alcalina y que puede ser la dieta que estás buscando para perder adelgazar, debes saber que es una dieta muy estricta pero a la vez muy efectiva. Trata de suprimir todos aquellos alimentos portadores de grasas y azúcares y se basa en el consumo de frutas y verduras frescas. Es una dieta perfecta para adelgazar ya que privándote de muchos de los alimentos que aportan muchas calorías a tu cuerpo podrás adelgazar rápidamente.

Además, el consumo de tantas verdura y frutas hará que tus niveles de energía estén por las nubes, tu cuerpo ingerirá muchas vitaminas y muchas sales minerales que aportarán innumerables beneficios a tu cuerpo. También aportarás muchísima fibra a tu organismo y tu sistema excretor funcionará a las mil maravillas, sin olvidarnos del efecto purga que tiene, ya que limpiaremos nuestro organismo de todas los aditivos, grasas, conservantes, colorantes y añadidos que se le añaden a la comida pretratada.

Son muchos los beneficios de la dieta alcalina, pero sin duda, es una dieta para adelgazar muy potente, siempre y cuando seas constante y metódico, y no te rindas a los encantos de la carne, la bollería, los fritos, los pasteles y demás enemigos de las dietas para adelgazar. La lista de alimentos que puedes comer es muy amplia y puedes variar bastante si no tienes problemas con las verduras y las frutas. Tan sólo deja volar tu imaginación y prepara ensaladas sanas, parrilladas de verduras, zumos variados, verduras hervidas, verduras al vapor, verduras deshidratadas, setas… teniendo en cuenta los alimentos prohibidos en la dieta alcalina todo irá sobre ruedas.

De todas formas, es muy recomendable que no sólo cambies tu hábitos de comida para adelgazar, también tus hábitos de vida y añadas deporte en tu día a día. Tu cuerpo te lo agradecerá y verás resultados mucho antes.

Si aún no te ha convencido esta dieta para adelgazar, te invito a que te suscribas a esta web y te vayas enterando de todas las noticias relacionadas con la dieta alcalina, sus beneficios, sus handicaps, recetas saludables… ¡y muchas más cosas!

No lo dudes, si lo que quieres es una dieta para adelgazar rápidamente, la dieta alcalina es tu dieta. ¡Empieza ya hoy mismo a cuidar tu alimentación y obtén resultados en muy poco tiempo!

Almuerzos saludables con una dieta alcalina

Los almuerzos saludables son fáciles de hacer gracias a la dieta alcalina. Gracias a la gran variedad de frutas y verduras que existen podemos hacer almuerzos muy saludables que nos ayudarán a mantener la línea o a mejorarla.

¿Qué almorzar que sea saludable en una dieta alcalina?

Como ya sabéis, la dieta alcalina basa su alimentación en frutas y verduras frescas, de esta forma podemos comer una gran variedad de alimentos:

Zumos verdes

Es el alimento estrella, un zumo a base de verduras y frutas muy saciante. Muchas celebrities americanas son aficionadas a estos zumos y suelen verse por la calle con estos zumos para ahorra tiempo en las comidas.

Son zumos hechos con vegetales de hoja verde (lechuga, espinacas, col rizada, berros, hojas de mostaza, rúcula, acelgas, perejil…) mezclados con frutas para darles un sabor mucho más agradable.

Es un cóctel de vitaminas y minerales, revitalizante y cargado de fibra que aporta muchos beneficios a tu organismo. Puedes combinarlo de muchas maneras consiguiendo diferentes gustos y propiedades.

Ensaladas

Una ensalada es un almuerzo muy saludable. Puedes combinar lechugas, escarolas, rúcula, col lombarda, espinacas, tomate, cebolla… Si se te hace difícil comer sólo verde, puedes añadir un poco de color con alguna fruta que le dé un toque exótico a la ensalada como melocotón o fresas.

Espárragos

Los espárragos son un almuerzo muy bueno. Podemos comer espárragos blancos o espárragos trigueros a la plancha. Es una alimento fácil de comer y muy sabroso. Son una buena fuente de vitamina A y potasio.

Verduras a la plancha

Una buena selección de verduras a la plancha es una opción muy saludable para el almuerzo. Una mezcla de champiñones, zanahoria, calabacín y cebolla es muy buena opción. La mezcla de sabores hará que te resulte fácil almorzar bien.

Escalivada

Es un plato típico de Catalunya, Valencia y Aragón, y consiste en berenjena, pimiento, cebolla y tomate asados. Es un plato muy saludable y muy sabroso para días que tengas más tiempo para preparar comida. Es un plato de sabor fuerte.

Judías verdes con patata y zanahoria hervida

Las judías verdes son muy ricas en potasio y si quieres complementar tu dieta con algo de deporte, el potasio te irá genial para las cargas de trabajo. Es un plato muy saludable y puedes comerlo tantas veces como quieras.

Merluza a la plancha

La merluza es un pescado blanco, muy rico en proteínas y muy bajo en grasas. Además es una fuente de vitamina B y contiene mucho fósforo, muy beneficioso para el cuerpo. La merluza la puedes acompañar de verduras o de alguna patata.

Lenguado  a la plancha

El lenguado es uno de los peces más sabrosos que hay, tiene una carne muy suave y gustosa, y además, como la merluza es una fuente rica de proteínas baja en grasas. Además aporta yodo, un mineral necesario para el correcto funcionamiento de la glándula tiroides.

Conejo a la plancha

El conejo es una de las pocas carnes que la dieta alcalina permite de vez en cuando. Recuerda que es mejor no comer carne de ningún tipo si quieres seguir una dieta alcalina estricta, pero la carne de conejo contiene menos de un 7% de grasa y de vez en cuando puedes ingerirla. Es una carne fácil de digerir y muy poco calórica.